La resucitación cardiopulmonar (RCP) a lo largo de la historia
3 julio, 2017
Desfibrilador externo semiautomatico Samaritan
¿Qué es un desfibrilador externo semiautomático o DESA?
17 julio, 2017
Show all

¿Por qué hay que reforzar los servicios de cardioprotección en verano?

Desfibrilador externo para piscinas en verano

La cardioprotección en verano

Cuando llega el verano se ponen en marcha una serie de dispositivos especiales para cubrir las nuevas necesidades que se crean, especialmente en aquellas zonas turísticas que tienen una afluencia masiva de visitantes por estas fechas. Hay más gente, muchos de ellos con la intención de beber y comer, disfrutar del sol y salir de fiesta. Por supuesto, esto es algo normal en unas vacaciones, pero aumenta en gran medida los riesgos de sufrir un ataque al corazón.

Por este motivo, en la entrada de hoy vamos a hablar de la importancia de disponer de equipos de desfibrilación semiautomática o DESA, unos aparatos que ayudan a salvar vidas en caso de un episodio cardiaco.

Los problemas cardiacos aumentan en verano

Es un hecho que los cambios bruscos de temperatura aumentan las posibilidades de sufrir un ataque al corazón, algo que sucede con frecuencia en verano dependiendo de dónde nos encontremos. Tomar el sol durante el día y luego pasar frío a media noche provoca en nuestro cuerpo una serie de reacciones que pueden propiciar un episodio cardiaco. Por lo tanto, hay que intentar en la medida de lo posible que nuestra temperatura se mantenga constante e hidratarse con frecuencia para prevenir los golpes de calor.

Pero más aún, un estudio reciente llevado a cabo en Estados Unidos ha demostrado que el cambio de horario estival también nos perjudica. En este sentido, al perder una hora de sueño las probabilidades de tener un episodio cardiaco es un 25% mayor que cualquier otro día del año. Este cambio tan sutil de adelantar una hora provocó un incremento en los ingresos hospitalarios de los servicios de urgencias de Michigan, donde los investigadores llevan extrayendo datos desde hace cuatro años.

Cuidado con los “lunes al sol”

La estadística nos dice que los ataques al corazón son más frecuentes los lunes, debido posiblemente a la tensión de tener una semana de trabajo por delante y los cambios provocados en nuestras rutinas de sueño durante el fin de semana. Con la llegada del verano todo se complica aún más, ya que el calor ocasiona que nuestro corazón haga más esfuerzo y es por tanto uno de los factores de riesgo para sufrir un problema cardiaco.

Por este motivo, es indispensable contar con equipos de desfibriladores semiautomáticos en lugares de gran afluencia como campamentos, festivales de música, restaurantes y discotecas. Hay que hacer mención a los cruceros y yates, que pueden estar en alta mar y es indispensable que cuenten con estos aparatos de cardioprotección para hacer frente a cualquier imprevisto que surja.

El aumento del calor

Con la llegada de las altas temperaturas nos agotamos con mayor facilidad, sudamos más y podemos deshidratarnos fácilmente. Esto último es muy habitual, ya que a través del sudor nuestro cuerpo expulsa líquidos. Además, el calor excesivo puede hacer que tengamos dolores de cabeza, calambres en el cuerpo o dolor en las articulaciones. En lugares con altas presiones la sangre se espesa y aumentan las posibilidades de una embolia.

Bebe agua contra el calor

En ambientes con más de 30 grados las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio se incrementan considerablemente, así como cuando se producen cambios bruscos de temperatura. Como podemos ver, en verano aumentan los riesgos de sufrir una parada, sobre todo en aquellas personas que tienen el corazón en un estado delicado.

Nuestro país recibe turistas de todo tipo, pero sin duda los visitantes de la tercera edad suponen un grupo muy importante. Al mismo tiempo, son los más vulnerables a padecer un problema del corazón, por lo que posiblemente tengan en cuenta a la hora de elegir su alojamiento aquellos que dispongan de equipos de desfibrilación semiautomáticos y personal no sanitario que esté entrenado en su uso.

Convierte tu local en un espacio cardioseguro

En verano las autoridades refuerzan la seguridad en materia de delincuencia o regulación del tráfico. De igual forma, los equipos de Protección Civil y Salvamento disponen de equipos de desfibrilación y llevan a cabo campañas para concienciar a la población de su importancia. Sin embargo esto no es suficiente para garantizar la seguridad de todos, ya que en caso de un ataque al corazón es indispensable actuar antes de diez minutos, pasados los cuales se va reduciendo progresivamente las posibilidades de sobrevivir.

Por este motivo, independientemente del equipamiento que dispongan las autoridades, es necesario poseer unos equipos de desfibrilación semiautomáticos propios en nuestros restaurantes, hoteles, discotecas, salas de conciertos y otros locales por los que pasan cada día cientos de personas. De igual manera, es indispensable formar al personal no sanitario en el uso de estos dispositivos, ya que deben saber cómo reaccionar si alguien sufre un infarto.

Centros deportivos cardioprotegidos

En esta época los deportistas suelen sufrir golpes de calor debido a las altas temperaturas, la deshidratación y el esfuerzo excesivo. Por ello, es buena idea cardioproteger pabellones deportivos, pistas de tenis o campos de fútbol en verano, para garantizar la seguridad de estos espacios no solo para los deportistas sino también para el público, ya que a veces las emociones se ponen a flor de piel y pueden desembocar en un infarto.

Playas y piscinas cardioprotegidas

Las autoridades nos advierten que las horas de máxima concentración en playas y piscinas son de doce de la mañana a las cinco de la tarde, por lo que hay que prestar especial atención a esta franja por si ocurre un ataque del corazón. Como ya hemos mencionado anteriormente, los yates y cruceros cardioprotegidos son indispensables ya que en alta mar las probabilidades de sobrevivir sin un equipo de desfibrilación semiautomática o DESA son prácticamente inexistentes.

Sin duda alguna, las poblaciones de costa son las que reciben el mayor número de turistas cada año. Por ello, los negocios como hoteles, restaurantes, pabellones deportivos, teatros y en general centros de ocio deben redoblar sus esfuerzos para garantizar la asistencia necesaria en caso de un ataque cardiaco. En este sentido, no solo es necesario contar con desfibriladores, sino que además hay que formar al personal entre altos cargos y trabajadores en su correcta utilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *